Long Black vs. Americano: ¿Cuál es la diferencia?

¿Eres un amante del café y te preguntas cuál es la diferencia entre un Long Black y un Americano? ¡No busques más! En este artículo, te desvelaremos todos los secretos y las sutilezas detrás de estas dos bebidas tan populares. Desde su origen hasta su forma de preparación y sabor, descubrirás por qué una elección u otra puede marcar la diferencia en tu experiencia cafetera. ¡Prepárate para un viaje apasionante por el mundo del café!

Cualquier aficionado al café negro debería probar tanto el negro largo como el americano durante su vida. Ambas bebidas a base de espresso ofrecen un rico sabor y son muy similares, con una diferencia específica.

Negro largo vs. Americano: La diferencia

La diferencia entre un café negro largo y un americano es que un café negro largo es agua caliente con espresso vertido encima, mientras que un café americano es un espresso que se ha llenado con agua caliente. Se trata de lo que viertes primero.

Ya sea que esté buscando preparar su propia cerveza en casa o quiera estar bien informado para su próximo viaje a la cafetería, deberá tener clara esta diferencia. Crea una distinción que es bastante pronunciada, considerando que las bebidas comparten los mismos ingredientes.

También debe tener en cuenta que verter agua y espresso a través de un filtro de café no creará un negro largo ni un americano. Simplemente terminarás con una taza delgada de algo que se parece vagamente al café.

Aquí está todo lo que necesita saber sobre el negro largo y el americano:

Cómo hacer un café negro largo

Hacer un negro largo es una habilidad simple e impresionante de dominar. La clave número 1 es comenzar con el agua. Si recuerdas eso, eres oro. Aquí está la lista completa de pasos que deberá seguir:

  1. Caliente 4 onzas de agua a aproximadamente 195 F
  2. Vierta el agua en una taza de café pequeña.
  3. Desde lo más cerca posible de la superficie, vierta suavemente 2 onzas de espresso
Long Black vs. Americano: ¿Cuál es la diferencia?
El agua primero, luego el espresso, te deja con una buena capa de crema sobre tu largo negro. (© Poeta Frijol)

Sabrás que has hecho un buen café negro largo cuando veas un poco de crema, la espuma de color ámbar o tostado que cubre la superficie de un espresso bien hecho, flotando sobre el agua. El café también estará a temperatura lista para beber.

Cómo hacer un americano

Aprender a hacer un Americano debería ser una prioridad para cualquier conocedor de café o barista en formación. Una vez que tengas tu taza lista, sigue estos pasos:

  1. Caliente 6 onzas de agua a 195 F y reserve
  2. Vierta 2 onzas de espresso en una taza vacía
  3. Llena la taza con tu agua caliente
Long Black vs. Americano: ¿Cuál es la diferencia?
Comience con espresso en el fondo, luego rellénelo con agua caliente y tendrá un Americano. (© Poeta Frijol)

Tenga en cuenta que la proporción de agua caliente a café es ligeramente menor en el caso del negro largo. Por lo general, hacemos un Americano con un volumen general ligeramente mayor: ocho onzas de líquido en lugar de seis. Puede adaptar cualquiera de las recetas al volumen que desee, pero recomendamos mantener las proporciones en 2:1 para un negro largo y 3:1 para un Americano. Por supuesto, algo más grande que 12 onzas y estarás coqueteando con mucha cafeína para una sola porción. Tenga cuidado, la cafeína es mejor con moderación.

Historia y orígenes del Americano

Estamos absolutamente seguros de que café americano es italiano para “café americano”. Estamos menos seguros sobre los orígenes de la bebida.

Hay una explicación común, y tiene mucho sentido cuando la escuchas por primera vez. Los estadounidenses estacionados en Italia durante la Segunda Guerra Mundial anhelaban el café, pero los italianos no bebían el tipo de café al que estaban acostumbrados en casa. Siempre que los estadounidenses bebían café solo, era café de percolador o de goteo. Siempre que los italianos bebían café solo, era espresso, pequeño y fuerte. Los italianos trataron de facilitarles las cosas a sus invitados estadounidenses sirviendo una taza de agua caliente junto con su espresso, para que pudieran diluirlo. Llamaron a esto un café americano.

Esa es la historia habitual, pero no está confirmada. Los historiadores notarán que el café escaseaba en Italia y sujeto al racionamiento durante la guerra, por lo que la idea de que los soldados estadounidenses simplemente entraran a los cafés después de 1943, cuando Italia se convirtió en aliado, y ordenaran un espresso… bueno, en realidad no cuadra.

Ya sea que la historia del origen sea correcta o no, la bebida que describe es exactamente lo que hoy llamamos un Americano.

¿Qué es mejor, un largo negro o un americano?

Si bien todos prefieren diferentes perfiles de sabor para su café, actualmente prefiero el negro largo.

La crema en un negro largo se mantiene mucho mejor que en un americano, donde generalmente se rompe agregando agua caliente. La crema tiene mucho sabor y es como beber terciopelo.

Muchas personas prefieren un sabor más suave o no son fanáticos de la crema. Si ese es tu caso, definitivamente recomendaría un Americano.

Cada uno es delicioso a su manera. Si eres un amante del café y aún no lo has probado, entonces pon el negro largo y el americano en tu lista de deseos.

Error 403 The request cannot be completed because you have exceeded your quota. : quotaExceeded

Deja un comentario

¡Contenido premium bloqueado!

Desbloquear Contenido
close-link